La independencia dentro de la pareja es uno de los pilares fundamentales para mantener una relación sana y sólida.

Algunas personas, cuando están en pareja, tienden a verse única y exclusivamente como parte de esa relación y no como una persona individual que mantiene su propia esencia. Esto se suele reforzar también por el entorno social, cuando amigos y familiares tratan a la pareja como una entidad “inseparable” y resulta raro proponer planes con uno de sus miembros únicamente.
Sin embargo, por mucha unión y complicidad que exista en la pareja, es importante para ambas partes de la relación mantener cierto nivel de autonomía e independencia.

En este post os damos algunos consejos para mantener la independencia y conservar una relación sana a largo plazo.

No todo tiene que ser compartido

Es natural querer compartir lo máximo posible con tu pareja, especialmente al principio de la relación, pero si compartes todo siempre es más difícil mantener la novedad y la ilusión.
El amor es un proceso continuo de descubrimiento, el ir conociendo poco a poco cosas nuevas de tu pareja, te va a ayudar a mantener la chispa y el interés en la relación. No se trata de ocultar información, pero si puede estar bien ir dosificando lo que vas compartiendo con él/ ella y alimentar así vuestra relación.

Realizar alguna actividad o hobby fuera de la pareja

Tener un hobby nos da la oportunidad de enriquecernos con otras actividades e impulsar nuestra creatividad haciendo algo que nos divierte. Los estudios indican que encontrar un hobby como pintar, escribir o incluso hacer caminatas ofrece beneficios para la salud mental y la salud en general. Reduce la presión arterial, mejorar la capacidad creativa de resolución de problemas y genera un mayor sentido de satisfacción e independencia.

Tómate un descanso

Es beneficioso hacer planes fuera de la relación como por ejemplo tomarte unas mini vacaciones solo, ir de camping, pescar o simplemente ir a la playa y descansar. Pasar unos días separados puede darte una nueva perspectiva sobre tu relación, así como contribuir a apreciar más la compañía de la pareja.
Como dijo Thomas Haynes Bayly «La ausencia hace que el corazón crezca en profundidad». Aprende a apreciar la compañía de la otra persona alejándote de ella de vez en cuando.

Tener amigos y experiencias por separado

Es importante mantener amistades y realizar actividades de ocio fuera de la relación; que cada persona tenga algunos amigos con los que poder hacer cosas sin la pareja es muy beneficioso para mantener el equilibrio en la relación.
Cuando ambas partes son libres de ir y venir como les apetezca, sin sospechas o inquietudes sobre cuándo estarán en casa o lo que están haciendo, esto genera confianza y permite que ambas partes disfruten de ser independientes entre sí y al mismo tiempo decidan estar juntas.

Aprender a decir y aceptar un «no»

Una clave crucial para ser independiente es la capacidad de decir y aceptar un «no» como respuesta, sin rencor ni enfados.
“¿Puedo ir yo también?” Hay momentos y situaciones en que esto está bien y otros donde simplemente no es lo más aconsejable. Si has quedado con tus amigos y te apetece estar solo con ellos, tu pareja no tiene por qué enfadarse, aunque no esté del todo de acuerdo con tu decisión, debería respetarla y tú no sentirte culpable.

No pierdas de vista tus sueños

Nuestros sueños nos definen, nos hacen ser lo que somos y nos dan algo por lo que luchar. El hecho de empezar una relación con alguien no significa que debas sacrificar tus sueños, todo lo contrario, una relación sólida se basa en que ambas partes tengan sueños y deseos dentro y fuera de la relación y tu pareja debería ser un apoyo más, alguien que te ayude a conseguir lo que persigues.

Sé autentico

Ser independiente significa ser auténtico, no la versión de lo que tu pareja espera de ti. Si tu compañero/a insiste en que cambies tu forma de vestir, amigos o intereses para que se adapten mejor a su visión lo ideal es que habléis para aclarar que amar a alguien significa respetar lo que es, sin intentar cambiarlo. No hay dos personas iguales, y presionar a alguien para que cambie y se acomode a lo que tu deseas que sea no contribuye a construir una relación sólida.