La inseguridad es un estado en el que no somos capaces de confiar en nosotros mismos y sentimos que no respondemos a las expectativas que nos imponemos. En una relación solo el amor no es suficiente, las relaciones hay que construirlas día a día; y la baja autoestima y la falta de confianza puede llegar a ser un gran impedimento en nuestra vida cotidiana y en cómo nos relacionamos. Menos y peor comunicación, celos o desconfianza son algunas de las consecuencias detrás de la inseguridad en la pareja. Por otro lado, la necesidad de estar cerca de alguien que nos importa se manifiesta en una serie de emociones y conductas llamadas sistema de apego, es decir, es la manera en la que nos relacionamos con nuestros familiares, amigos y pareja sentimental.

Existen 3 tipos de apego emocional; el evasivo, rechaza la intimidad y el compromiso; el ambivalente, marcado por miedo al rechazo; y el seguro, donde existe confianza y deseo de intimidad. La inseguridad en la pareja se puede manifestar de diferentes maneras según el tipo de apego emocional, y aunque en las personas de tipo apego ambivalente es más fácil que se active, los de tipo evasivo también la experimentan cuando invaden su intimidad e independencia, e incluso a alguien de tipo seguro le puede ocurrir por inexperiencia.

Tipos de apego emocional

Existen varios tipos de apego emocional hacia nuestras relaciones afectivas, no todos tenemos el mismo modo de relacionarnos o vincularnos con los demás. Nuestras vivencias y percepciones respecto a cómo debe ser una relación son factores que influyen también en cómo sentimos y manifestamos el apego emocional.  El tipo de apego que adquirimos en la infancia evolucionan hasta ser adultos agrupándose en 3 tipos, según los sentimientos que generamos en nuestras relaciones personales:

Apego seguro: por lo general no existe una preocupación frecuente de abandono o agobio por el compromiso y crear lazos de intimidad. Tranquilidad, confianza, calidez, deseo de intimidad y estabilidad son los sentimientos que experimentan durante sus relaciones.

Apego evitativo: una persona con este tipo de apego tiende a tener relaciones superficiales y dificultades a la hora de expresar sus sentimientos y pensamientos; conocen a alguien, le gusta mucho y empieza a aparecer el vértigo y el agobio, abandonan antes de que realmente se haya formado el vínculo. Pero “salir corriendo” cuando se está conociendo a alguien es una señal de inseguridad.

Apego ambivalente: se muestra en la adultez como una manera de relacionarse marcada por la inseguridad. La propia identidad y autoconcepto pueden estar dañados, existiendo inseguridad con respecto a ser realmente querido y valorado. Las personas que sienten apego ambivalente tienen facilidad para crear relaciones íntimas y profundas pero marcadas por la inseguridad de no ser correspondidos. Sin embargo, cuando su pareja les da confianza, atención y tranquilidad las personas con apego ambivalente dejan a un lado sus preocupaciones y viven sus relaciones con felicidad.

Inseguridad en la pareja según tu apego emocional

Las personas con estilo de apego seguro desean vincularse con los demás, tienen grandes dotes de comunicación y saben expresar lo que sienten de manera directa. Suelen ser individuos seguros que identifican sus emociones, la inseguridad en la pareja no se activa con facilidad. Escuchan los diferentes puntos de vista y llegan a un equilibrio. Comunican de forma eficaz y coherente según sus necesidades y sentimientos, no les cuesta demostrar lo que sienten por su pareja y estar atento a ella. Las personas seguras tienden a experimentar relaciones exitosas con otras del mismo tipo de apego emocional.

En la forma de relacionarse de las personas con apego evitativo, estas nunca dan por sentada la intimidad entre los dos individuos y tienden más que otras personas a mantener relaciones a distancia. Suelen agobiarse con facilidad si se acercan demasiado a alguien, esto no quiere decir que sean incapaces de sentir apego y amor, pero se sienten incomodas cuando hay un exceso de acercamiento. Es habitual que utilicen diversas estrategias de desactivación del apego: comunicación confusa y escasa, alejarse cuando las cosas van bien, evitar la proximidad física o pueden fijarse en terceras personas introduciendo así inseguridad en la pareja. Los evasivos raramente se emparejan entre sí, ya que falta el ingrediente que mantiene unidas a las personas. Sin embargo, los tipo evitativo y ambivalente suelen atraerse con mucha facilidad aunque uno de ellos tendrá que esforzarse en crear ciertas normas para mantener una relación sana.

Por último, las personas con apego ambivalente sienten un gran deseo de intimidad con sus parejas. Las preocupaciones acerca de su relación le consumen gran parte de su energía, tienen gran capacidad de empatía pero se toman de una manera personal cada acción de su pareja. Tienden a sentir inseguridad en la pareja y preocuparse en si esta está disponible o receptiva para ellos. Cuando se sienten queridos y atendidos el sistema de apego permanece en calma pero cuando la persona por la que sienten apego se muestra inaccesible la inseguridad en la pareja se activa. Tienden a confundir esta activación con amor pero solo es la manera en la que se manifiesta la inseguridad en la pareja y en ellos mismos.

Wefeel: lo que no se dice, no existe

Aunque gran parte del trabajo para superar la inseguridad en la pareja debe hacerse internamente, una comunicación clara y fluida con nuestra pareja puede evitar la mayoría de los conflictos que se generan habitualmente y que pueden desgastar una relación. La comunicación va más allá de si se habla, o de cuánto se habla. La comunicación es lo que se dice y, sobretodo, cómo se dice. La dificultad llega cuando el lenguaje emocional individual es diferente al de nuestra pareja y la forma en la que entendemos las necesidad es distinta; y si no somos capaces de entender nuestras emociones y comunicarlas de manera correcta se pueden generar enfrentamientos y distancia.

Por ejemplo, ¿cuántas veces hemos esperado que nuestra pareja haga algo sin decírselo en ningún momento? Por más que dos personas se conozcan no tienen porque adivinar lo que está sintiendo el otro y tendemos a dejarnos llevar por la ira y la culpa hacia nuestra pareja por lo mal que nos sentimos. En Wefeel lo tenemos claro: lo que no se dice, no existe. Por eso hemos creado la aplicación móvil de juegos para parejas que fortalece la comunicación, refuerza los vínculos emocionales y nos ayudan a expresar lo que sentimos de manera positiva.